Página de bienvenida Declaraciones de posición del CIE Seguridad de los pacientes


 

Declaraciones de posición del CIE
 
 
 
 

Consejo
Internacional

de Enfermeras
3, Place Jean-Marteau
Ch-1201 Ginebra
Suiza
Tel: +41 22 908 01 00
Fax: +41 22 908 01 01
Correo elect.: icn@icn.ch

   

Declaraciones de posición del CIE
 
 
 
 

Seguridad de los pacientes

 

 

Declaración de posición del CIE:

 

La seguridad de los pacientes es fundamental para una atención de salud y de enfermería de calidad.  El CIE está convencido de que para mejorar la seguridad de los pacientes es precisa una amplia diversidad de medidas en el reclutamiento, la formación y la retención de los profesionales de la atención de salud, es necesario mejorar las prestaciones, la seguridad del entorno y la gestión del riesgo, con inclusión de la lucha contra las infecciones, el uso seguro de los medicamentos, la seguridad de los equipos, de la práctica clínica y del entorno de los cuidados, y la acumulación de un acervo integrado de conocimientos científicos centrados en la seguridad de los pacientes y la infraestructura necesaria para su mejoramiento.

 

Las enfermeras se ocupan de la seguridad de los pacientes en todos los aspectos de los cuidados que prestan.  Esto incluye informar a los pacientes y otras personas del riesgo y del modo de reducirlo, defender la seguridad de los pacientes y comunicar los acontecimientos adversos.

 

La pronta identificación del riesgo tiene una importancia primordial para prevenir daños de los pacientes y depende de que se fomente una cultura de confianza, sinceridad, integridad, y abierta comunicación entre los pacientes y los dispensadores de cuidados en el sistema de atención de salud.  El CIE es firme partidario de un planteamiento global, basado en la transparencia y en la comunicación – y no en culpar y avergonzar al dispensador de los cuidados – y de que se incorporen medidas para tratar los factores humanos y del sistema en los acontecimientos adversos.

 

El CIE se siente profundamente preocupado por la grave amenaza contra la seguridad de los pacientes y la calidad de los cuidados, que resulta de la insuficiencia del número de recursos humanos idóneamente formados.  Esa amenaza proviene de la actual escasez mundial de enfermeras.

 

El CIE está convencido de que las enfermeras y las asociaciones nacionales de enfermeras tienen el deber de:

 

  • Informar a los pacientes y sus familias de los posibles riesgos.

  • Comunicar prontamente a las autoridades competentes los casos adversos.

  • Ejercer una activa función de evaluación de la seguridad y calidad de los cuidados.

  • Mejorar la comunicación con los pacientes y los demás profesionales de atención de salud.

  • Influir para que los niveles de dotación de personal sean adecuados.

  • Favorecer las medidas que mejoren la seguridad de los pacientes.

  • Promover programas rigurosos de lucha contra las infecciones.

  • Influir a favor de políticas y protocolos de tratamiento normalizados que reduzcan al mínimo los errores.

  • Relacionarse con los órganos profesionales que representan a los farmacéuticos, los médicos, etc., para que mejore el embalaje y etiquetado de los medicamentos.

  • Colaborar con los sistemas de comunicación nacionales para registrar y analizar los acontecimientos adversos y aprender de ellos.

  • Desarrollar mecanismos, por ejemplo mediante la acreditación, para que se reconozcan las características de los dispensadores de atención de salud, que constituyen la marca de excelencia en la seguridad de los pacientes.

 

Antecedentes

 

Si bien las intervenciones de atención de salud persiguen el beneficio del público, hay un elemento de riesgo de que se produzcan errores y casos adversos por la compleja combinación de procesos, tecnologías y factores humanos relacionados con los cuidados de salud.  El caso adverso puede definirse como el daño o lesión causados por el modo en que los profesionales de la atención de salud han gestionado la enfermedad o condición del paciente, y no por la propia enfermedad o condición.[1]  Entre las amenazas más comunes contra la seguridad de los pacientes pueden mencionarse los errores de medicación, las infecciones hospitalarias, la exposición a dosis de radiación elevadas y el uso de medicamentos falsificados.

 

Si bien los errores humanos desempeñan una importante función en los acontecimientos adversos graves, en general también son inherentes a esos acontecimientos factores sistémicos que, de haber sido adecuadamente tratados, hubieran impedido tales errores.

 

Hay pruebas cada vez más claras de que los niveles inadecuados de la dotación de personal de las instituciones guardan relación con el aumento de acontecimientos tales como las caídas de los pacientes, las heridas causadas por la permanencia en cama, los errores de medicación, las infecciones contraídas en los hospitales y los índices de readmisión, que pueden dar lugar a estancias hospitalarias más prolongadas o a índices más elevados de mortalidad en los hospitales. [2]  La escasez y los pobres rendimientos del personal por su baja motivación o la insuficiencia de sus capacidades técnicas son también importantes factores determinantes de la seguridad de los pacientes.

 

La deficiente calidad de los cuidados es la causa de un número importante de casos adversos que tienen graves repercusiones financieras en los gastos de la atención de salud.

 

Adoptada en 2002

 

 

 

Declaraciones de posición relacionadas:
  • Protección del título de "Enfermera"

  • La reglamentación de la enfermería

  • Ámbito de la práctica de la enfermería

  • Personal auxiliar o de apoyo de enfermería

 

    Publicaciones del CIE:
  • Seguridad de los pacientes, Hoja informativa de la Alianza Mundial de Profesiones de Salud (2001).


 

[1] Thomas, E.J; & Brennan, BMJ, Incidence and types of preventable adverse events in elderly patients: population based review of medical records. 18 de marzo de 2000. pág. 9.

[2] Aiken, l.H. et al. Hospital Nurse Staffing and Patient Mortality, Nurse Burnout, and Job Dissatisfaction. JAMA (2002); 288: 1987-1993.

 

El Consejo Internacional de Enfermeras es una federación de más de 129 asociaciones nacionales de enfermeras que representa a millones de enfermeras de todo el mundo. Dirigido por enfermeras y para las enfermeras, el CIE es la voz internacional de la enfermería y trabaja para asegurar la calidad de los cuidados para todos y unas políticas de salud acertadas en todo el mundo.